martes, 24 de marzo de 2009

Ausencia.


Ausencia.


No puedo verte cerca de mi
no puedo verte
no puedo oír tu voz cerca de mi
no puedo oírte
no estás cerca de mi
no puedo sentirte
no puedo verte cerca de mi
no puedo hallarte
no puedo verte lejos de mi
no puedo olvidarte.


///////

jueves, 19 de marzo de 2009

Mi amigo José Ramón Zomeño.



En la casa de las penas
no me han querido admitir
porque mi pena es más grande
que las que tienen allí.
En la casa de las penas
no me han querido admitir.


A José Ramón Zomeño, que el día 16 se fue con la madre Maravillas y sus amigos los santos que le habrán recibido como a uno de los suyos.



///////

El faro de Irta.




El faro de Irta.



Sobre la espuma de las olas trazas
un camino de luz tan persistente,
una señal tan pura y permanente,
que la llegada de mi barco emplazas.

En la distancia siento que me abrazas
y no puedo explicar lo que se siente
al ver tu azul destello intermitente
rasar el mar y señalar las plazas.

Cuanta más niebla encubra mis derrotas,
desgajado el timón, mis velas rotas,
más brillará la luz que tú me envías,

blanca atalaya de los roquedales,
torre de salvación para mis males,
luz mediadora en mis peores días.



**********

viernes, 13 de marzo de 2009

Mi vida.




¿Mi tierra? Mi tierra eres tú.
¿Mi gente? Mi gente eres tú.
El destierro y la muerte para mi están adonde no estés tú.
¿Y mi vida?
Dime, mi vida, ¿qué es, si no eres tú?.



//
Fotografía de Paloma Jiménez-Ontiveros

miércoles, 11 de marzo de 2009

La antigua estación de Torrelodones.

"Pepo", dueño del restaurante "La cava alta", de San Lorenzo de El Escorial, tuvo a bien colocar el segundo de mis cuadros en el salón del mismo. El cuadro representa la antigua estación de ferrocarril de Torrelodones, donde su padre José Luis comenzó su gran obra de restaurador. Lo celebramos el miércoles once de marzo de 2009 con varios amigos con una comida que superó a la famosa "Cena" de Baltasar del Alcázar, el poeta gastrónomo. Para recordar esta obra, valgan estos versos:


Si es o no invención moderna,
vive Dios que no lo sé,
pero delicada fue
la invención de la taberna.

Porque allí llego sediento,
pido vino de lo nuevo,
Pídenlo, dánmelo, bebo,
págolo y voyme contento.



*********

sábado, 7 de marzo de 2009

No entender entendiendo.


Cuando escribo poesía sin entender lo que estoy escribiendo ni saber lo que quiero escribir, aunque sea de otra galaxia tan lejana y, al mismo tiempo, tan cercana a mí, siempre recuerdo este poema de San Juan de la Cruz:

Este saber no sabiendo
es de tan alto poder
que los sabios arguyendo
jamás le pueden vencer
que no llega su saber
a no entender entendiendo
toda ciencia trascendiendo.


***

De nuevo en Alcocever.



De nuevo en Alcocever.



No sé si recordando o descubriendo,
nuevos paisajes, cosas diferentes,
un idioma distinto, nuevas gentes,
mi discurso verbal entretejiendo,

he tomado la pluma describiendo
las hondas emociones emergentes
de las vivencias, hasta ahora ausentes,
que en este nuevo encuentro van surgiendo.

Llegados hasta mí, por mí sentidos,
el viento, los colores, los sonidos
del Alcocéber nuevo contemplado,

quisiera reflejar en estos versos
mi amor hacia este pueblo reencontrado,
mi alma y mi corazón en él inmersos.



***

viernes, 6 de marzo de 2009

A un inmigrante




A un inmigrante.







Mandar la barca de forma sencilla,
timonear con todos los sentidos,
temblar, rezar, mirarse estremecidos,
montar las olas pero sin dar la quilla,

acallar el motor hasta la orilla,
remar a boga larga prevenidos,
para alcanzar los sitios convenidos
a sólo la distancia de una milla.

Ya no se escucha el muecín; de repente,
hasta el aire parece diferente
en el silencio tenso del momento.

¿ Son más fuertes las olas que la vida,
puede más la esperanza o es el viento,
que domina la mar embravecida ?.



Paseando por una calle llamada "Camino del morito"
en el pueblo de Alcocéver.



----------

miércoles, 4 de marzo de 2009

A Victor Tapia, pintor de Castilla.

Esta poesía la dedicó mi amigo José Antonio Pérez Piñeiro a nuestro común amigo Víctor Tapia, con motivo de la exposición " Paisajes de Tres Años " en la Galería Bética de Madrid el día 28 de octubre de 1980, festividad de San Judas Tadeo y Simón.


----------

Sonetos de Membranza- Introducción.

SONETOS DE MEMBRANZA


Introducción a mi libro escrita por Agustín Muñoz-Alonso López.

Si el lector abre al azar los Sonetos de Membranza encontrará poemas teñidos de emoción y fervor por la vida. Versos pulidos en la búsqueda de la palabra precisa, capaz de nombrar el misterio de lo cotidiano. Y, seguramente, se sentirá en algunos momentos muy próximo al autor. Porque los Sonetos de Membranza esconden, bajo esa lectura guiada por el azar, un argumento minuciosamente trazado, un itinerario vital desplegado por el autor con el propósito de compartirlo con sus lectores.

El guión de ese argumento aparece expuesto en “Deseos”, el primer poema del libro. Compuesto a modo de declaración de principios, este soneto inicial es tanto un punto de partida como la justificación de todo el libro. Como punto de partida, significa la asunción del pasado como un deber felizmente cumplido; como inicio de una nueva etapa, la aceptación de la poesía como el impulso que la hace posible y la justifica. Los recuerdos, la “membranza”, pasan a convertirse entonces en el inicio de ese nuevo tiempo en el que la poesía aporta un renovado aliento vital.



----------

A la inspiración.




A la inspiración.



Ascua, llama, fulgor, brasa encendida,
arrebatada voz de la locura,
impensable milagro en esta oscura
realidad, luz del todo inmerecida.

¿ Cómo viniste y fuiste en mí nacida,
cómo en mí iniciaste la aventura
del don de la palabra y mi apertura
hacia la irrealidad de ti venida ?.

Inspiración, esclarecida idea
que todo lo define en la pelea
del verbo con el verbo, te demando

tu plena desnudez, tu permanencia
en mí, mientras yo siga trabajando
con tu luz invasora en mi conciencia.



----------